Hot 

Silvia Gavilanes, especialista en control de calidad y grifería, explica que la limpieza constante es clave para evitar problemas a futuro. Si se trata de grifería de cocina, conviene realizar un aseo de las piezas luego de cada lavado de platos. Aquello evitará la acumulación de suciedad. Para este proceso hay dos consejos: utilizar paños o esponjas suaves para no rayar el material y agua tibia o caliente para enjaguar. Esto ayudará a eliminar restos de grasa y residuos orgánicos.